Un incendio arrasa más de 5.000 hectáreas de selva en el sur de Nicaragua

Un incendio arrasa más de 5.000 hectáreas de selva en el sur de Nicaragua

México envía un helicóptero cisterna para combatir las llamas, pero Ortega rechaza ayuda de la vecina Costa Rica

Una imagen de la reserva de Indio Maíz, en Nicaragua. CARLOS HERRERA

Una de las principales reservas de selva tropical de Centroamérica arde sin control en el sur de Nicaragua, arrasando más de cinco mil hectáreas del núcleo de bosque de Indio Maíz, localizada en el Caribe de este país, hábitat de más de 450 especies de aves y de una riqueza forestal de enorme valor. Jaguares, tapires, osos hormigueros, entre decenas de especies huyen desesperadamente de las llamas en lo que el gran experto en temas ambientales nicaragüense, Jaime Incer Barquero, ha catalogado como “el problema ambiental más serio en la historia de Nicaragua”.

Rosario Murillo, vicepresidenta del país, primera dama y vocera del Ejecutivo dijo que unos 800 militares han sido movilizados hasta la zona afectada para unirse a las labores para sofocar el siniestro, en la que es considerada la segunda reserva de selva tropical más importante de este país, con una extensión de 2,639 kilómetros cuadrados, casi del tamaño de Luxemburgo, y reconocida por la UNESCO en 2003 como parte de su programa “El hombre y la biósfera”.

Esta selva, sin embargo, se enfrenta desde hace más de una década a la invasión de pobladores que arrasan sus tierras para plantar pasto para el ganado –en un país donde la industria ganadera cuenta con más de seis millones de animales–, explotar las maderas preciosas y la caza ilegal de animales exóticos. Datos de agrupaciones ambientalistas muestran que desde 2010 y hasta 2014 se había perdido más de 2.378 hectáreas de bosque tropical.

“Ese bosque, como todas las áreas protegidas en Nicaragua, está desprotegido. No hay vigilancia, no hay control, ni nada que permita garantizar su conservación”, dijo el conservacionista Incer Barquero, quien criticó la respuesta del Gobierno ante el desastre e hizo un llamado a las autoridades para que soliciten ayuda internacional para sofocar el incendio.

El Gobierno de Ortega no acepta las cifras de destrucción presentadas por organismos como Fundación del Río, que trabaja en la conservación de la selva tropical. Las autoridades anunciaron inicialmente que el incendio era controlable y que solo afectaba 700 hectáreas de la selva, pero este lunes tuvieron que admitir que las llamas habían devorado ya 3 mil 585 hectáreas, lejos aún de las cifras de los ambientalistas, quienes aseguran que han medido el impacto del incendio con imágenes satélites facilitadas por la NASA.

Fuente: https://elpais.com/internacional/2018/03/21/actualidad/1521646273_114283.html?rel=mas